© 2019 by Kimaya

Me llamo Alba y desde hace dos años soy mamá. Olivia me llena de alegría e inspiración cada día.

Amo profundamente el trabajo artesanal. Creo que me viene desde siempre, de ver a mi abuela hacer cestas para transportar la leña, pastillas de jabón para lavar la ropa y elaborar ricos panes y quesos con sus propias manos. Vengo del mundo rural, donde el campo y lo artesano, van de la mano.

Durante los últimos años hemos vivido en Londres, Madrid, Tulum, Samaná,  Lisboa, Donosti y Mallorca.

Me gusta decir que somos nómadas. El primer año de vida de Olivia lo pasamos en México, en Tulum. Allí tuve la oportunidad de conocer la tradición textil de la región, y a las bellas mujeres que con su esfuerzo y trabajo la mantienen viva. En esos días, empecé a soñar con Kimaya.

Ser madre me hizo replantearme mi relación con los objetos materiales y el impacto que generamos en el planeta. La responsabilidad de ser un buen ejemplo nos llevó a cambiar muchas cosas en casa, entre ellas, la forma de consumir. Ahora consumimos menos pero consumimos mejor. Nos importa el origen de las cosas que nos rodean y la forma en la que fueron creadas. 

Con ese espíritu, con lo artesanal y lo sostenible como referentes, nació Kimaya. Creemos firmemente en la importancia de una crianza natural y responsable. Eduquemos humanos buenos y respetuosos con el mundo que les rodea.

 

Kimaya, the art of raising kind humans. 

La marca celebra la magia de rodearse de cosas sencillas, hechas con amor y con respeto por las personas y la naturaleza. Colaboramos con pequeños talleres en distintos lugares del mundo poniendo en valor los materiales naturales.

Amamos lo que hacemos y espero que te guste.

Alba 

                   #BEKimaya