• Kimaya

La artesanía en palmito llega a Kimaya




Cuando supe que nos mudábamos a la isla, lo primero que hice fue buscar una maestra de cestería. Hacía mucho tiempo que quería aprender a trabajar una fibra natural con mis propias manos y conociendo la tradición de palmito en Mallorca, me pareció una oportunidad inmejorable. Un par de meses después, gracias a Instagram conocí a Raquel @rs.arte.sano y empecé mi formación. Desde el primer día me enamoré de esta artesanía, quizá fue ver el amor con el que ella trabaja cada pieza, la paz y felicidad que siento después de cada clase o los bonitos momentos que pasamos compartiendo historias personales a la vez que trenzamos.

¡Si tienes la oportunidad, pruébalo y me entenderás!


A medida que nos hemos ido conociendo y charlando sobre los valores de nuestros proyectos e inquietudes, encontramos muchos puntos en común. Me hace muy feliz contaros, que ya estamos trabajando en unas hermosas piezas que Raquel hará para Kimaya.

Hoy viene al blog para que podáis conocerla un poco mejor. Para que de primera mano os cuente como hace cada pieza y lo que le mueve por dentro. Le cedo la palabra. Espero que la disfrutéis. Un abrazo, Alba.




Soy Raquel, una madrileña viviendo en Mallorca.

De pequeña pasaba largas temporadas en la sierra de Madrid y aprendí a amar la naturaleza y a contemplar las estrellas en las noches de verano. Desde entonces no he dejado de soñar y por fortuna he realizado alguno de esos sueños.


Hace cuatro años decidí dar un giro a mi vida y orientar mi pasión por el diseño de complementos de moda y decoración a la artesanía. Quería experimentar que se sentía al transformar una materia prima natural con mis propias manos. Al mismo tiempo comencé la práctica de la meditación y eso hizo que quisiera trabajar de manera más consciente y en sintonía con la naturaleza y con mi impulso vital.

Me inicié en la obra de palma con artesanos de la isla y voy completando mi formación con artesanos del sur de la península... es un proceso apasionante!  

Hoy una de mis motivaciones es recuperar en la isla y en la península el antiguo arte/ oficio de la cestería en palmito. Ponerla en valor y que vuela a ocupar su lugar en la cultura y la tradición de nuestro país. 


Poder recoger con mis manos las palmas, tratarlas con mimo y crear piezas únicas que hacen feliz a las personas que valoran lo hecho a mano es mi mayor satisfacción.

Me inspira el respeto por la naturaleza ante todo, la sencillez y al mismo tiempo me nutro de todo lo que me rodea que considere bello. Líneas, formas, volúmenes, fotografía, personas de todas las disciplinas del arte, la cultura y el diseño. 


La artesanía hasta el momento ha vivido momentos complicados porque la globalización nos ha engullido y se ha tragado todo lo que era característico de un pueblo o lugar. 

Pero soy positiva y soñadora y observo que está surgiendo un movimiento de personas bellas que aman el planeta y consumen de modo responsable y educan a sus hijos en esos valores y estos lo pueden cambiar todo. Ahora no me siento sola. 


Recogemos el palmito en los meses de junio y julio. Lo extendemos sobre la tierra, de esta manera blanquea de forma natural con la humedad justa y el potente sol de estos meses. Así durante unos quince días. En la isla se le aplica azufre para blanquea y suavizar más. En la península no. Yo las azufro pero respeto las diferentes texturas y tonalidades que cada palmera da. A cada planta se le dejan varios cogollos para que siga su proceso natural de crecimiento. 


Siento que ha llegado el momento de hacer un cambio en nuestros hábitos de vida y consumo. Amar el trabajo que hacemos, consumir producto de proximidad y km0 nos enriquece a toda la cadena en todos los sentidos. Y en particular a nuestro planeta. 


En estos cuatro años han sido varias las marcas y tiendas que se han interesado por mi trabajo. Casi ninguna valoraba la labor artesanal que desempeño, ni tampoco compartíamos filosofía... hasta ahora. Para mí es una aventura y un reto profesional compartir pasión con Kimaya...así que...qué empiece el viaje...



Newsletter
Profesionales
Información

@2020, Kimaya